San Salvador Combutzio, ejemplo de comunidades que cuidan sus bosques

10

Recientemente recibieron pago por servicios ambientales que otorgan sus más de 6 mil hectáreas que resguardan como comunidad: Ricardo García Luna
 
Uruapan, Michoacán, a 3 de noviembre de 2020.- La comunidad indígena de San Salvador Combutzio Paricutín, hoy conocida como Caltzontzin, ubicada en el municipio de Uruapan, resguarda cerca de 6 mil 600 hectáreas de reserva natural, en uno de sus siete polígonos que comprende esta localidad, la cual es conservada para su aprovechamiento sustentable desde hace muchos años.

Además del aprovechamiento sustentable de la madera, la comunidad cuida la zona para que otorgue servicios ambientales no solo a la localidad, también al resto de Uruapan, a través de la generación de oxígeno y eliminación de gases nocivos, lo cual ayuda a la disminución de los efectos negativos por el cambio climático, contiene el suelo y genera agua que alimenta a los ríos y manantiales, comentó Ricardo Luna García, secretario de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial, quien reconoció el trabajo de San Salvador por la preservación de su bosque.

Jerónimo Ángel Rangel, comisariado de Bienes Comunales de la comunidad San Salvador Combutzio Paricutín, aseguró que la comunidad invierte sus recursos principalmente en la vigilancia de su bosque, porque saben el valor que representa esta importante reserva natural,  “ya tenemos varios años pagando con recursos propios de la comunidad la vigilancia, tenemos vigilancia las 24 horas en ese polígono más boscoso que hay. Cuando va la gente a visitarnos, a visitar nuestro bosque, la gente nos felicita porque ya estos bosques ya no se ven en muchas partes, esa es la satisfacción más grande de nosotros”.

Miguel Chávez Rosas, secretario del Comisariado de la Comunidad de San Salvador Combutzio, concordó con Jerónimo Ángel Rangel, al expresar que a pesar de los conflictos con otras comunidades que han tenido para defender sus bosques “sabemos lo que representa el medio ambiente, dejarles a nuestros hijos, a nuestras futuras generaciones, dejarles algo y que sepan ellos también conservar lo que tenemos, porque no es nada para nosotros, es para toda la humanidad”.

Ricardo Luna García, abundó que esta comunidad al igual que ya lo hacen otras, ubicadas principalmente en la Meseta Purépecha de Michoacán, han comprendido la importancia de conservar los bosques y no cambiar la vocación forestal por la introducción de otras actividades, por ello refrendó el apoyo del gobierno estatal para certificar más reservas como Áreas Voluntarias para la Conservación y para el otorgamiento de pagos por servicios ambientales.

“Estamos trabajando varias certificaciones en diversas comunidades, esa es otra forma de proteger las superficies, de evitar que haya cambio de uso de suelo, pero todo empieza por la gente de las comunidades que son quienes se preocupan por conservar verdaderamente sus bosques, por cuidarlos”, dijo el titular de la Semaccdet.

Insistió que el pago por servicios ambientales es una forma de regresar a los bosques y a las comunidades que los resguardan un poco de los muchos beneficios que otorgan para poder contar con un medio ambiente más limpio; durante este 2020 se han pagado como más de 5 millones 4 mil pesos a 22 núcleos del Oriente y Meseta Purépecha que amparan a 8 mil 273 hectáreas. Tan solo el pasado 29 de octubre, se entregó 1 millón 76 mil pesos a 8 comunidades de Uruapan y Paracho, entre ellas, la de San Salvador Combutzio Paricutín.