La desesperación de Morena los lleva a la guerra sucia: Juan Bernardo Corona

Alfredo Ramírez, y sus cuates Leonel Godoy y Jesús Reyna regresarán la inestabilidad y las deudas a Michoacán

En Equipo por Michoacán, hombres y mujeres de bien, de trabajo y esfuerzo

Zacapu, Michoacán, a 19 de Mayo de 2021.-La desesperación del partido Morena y su evidente derrota los está llevando a la guerra sucia y a la judicialización del proceso electoral, sostuvo Juan Bernardo Corona, Consejero Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

“En Morena están preocupados porque su campaña no levanta y muy a su estilo hacen acusaciones y demandas sin sustento. Ya no encuentran la forma de seguir engañando a la ciudadanía, pero ni eso les va a funcionar”, puntualizó Juan Bernardo Corona.

El también coordinador de campaña en la región Jiquilpan – Zacapu del Equipo por Michoacán, señaló que el candidato impuesto de Morena, Alfredo Ramírez, su jefe, Leonel Godoy y su nueva adhesión, Jesús Reyna, representan el pasado para Michoacán, por lo que su actividad política incrementa el riesgo de inestabilidad para el estaso.

Juan Bernardo Corona, pidió a las y los ciudadanos recordar el pasado inmediato para confirmar que esos personajes son quienes generaron el episodio más oscuro para Michoacán: de inseguridad, de crisis política, económica y social.

“El momento más desastroso del estado lo generaron ellos; ese grupo que ahora quiere vender futuros y que nos quieren engañar a las y los michoacanos”.

En contraparte, en el Equipo por Michoacán se han ido sumando hombres y mujeres de bien, de trabajo, de esfuerzo, jóvenes y mujeres que anhelan un mejor Michoacán.

“En todas las regiones estamos viendo la aceptación que tiene nuestro candidato, Carlos Herrera Tello, un hombre que nos dice qué va hacer y cómo lo va hacer”, afirmó Corona.

Para finalizar, el también ex dirigente del PRD exigió a los de Morena no enturbiar el proceso electoral, no judicializar ni seguir engañando a la gente, porque Michoacán merece elecciones libres, transparentes y de respeto, no de confrontación como están acostumbrados en ese partido.