LA COLUMNA: Empezó la lloriquera de los sindicalizados en la UM

60

Por: José Cruz Delgado

El rector no tiene la culpa de sus terquedades

Bajo advertencia no hay engaño: Se los advirtieron, ahora cabrestean o se ahorcan

Morelia Michoacán a 16 de agosto de 2019.-Las autoridades de la Universidad Michoacana ya había advertido a los sindicatos que no tenía suficientes recursos para el depósito de la aportación de depósito por el orden de los 57 millones de pesos, por lo que el nefasto líder de los empleados Eduardo Tena Flores optó por apoderarse de la Rectoría y el Centro de Información, Arte y Cultura pretextando incumplimiento al Contrato Colectivo del Trabajo, así como otras prestaciones que suman 300 millones de pesos, pero todo a que se niegan a modificar el régimen de jubilaciones y pensiones.

Y es que la Universidad carece de recursos para cubrir el 50 por ciento de la aportación de depósito y para ello requieren recursos extraordinarios.

Cabe señalar que para cubrir el salario y demás prestaciones de fin de año, la Casa de Hidalgo requiere de casi mil millones de pesos, pero para acceder a esos recursos se debe reformar el régimen de jubilaciones y pensiones para resolver su problema financiero, reforma a la que se oponen los sindicatos por lo que ahora deberán asumir las consecuencias, pues no es culpa del Rector Raúl Cárdenas Navarro, sino de las propias dirigencias

La Rectoría propuso en el documento titulado “Propuesta inicial de actualización del sistema de jubilaciones y pensiones, señala que los trabajadores, administrativos y académicos, que se encuentren en retiro o que cuenten con más de 25 años de servicio, no se vean afectados.

Para aquellos trabajadores en activo con menos de 25 años de servicio, caso en el que se encuentra la mayoría de los integrantes del gabinete del rector, se proponen cambios en lo que tiene que ver con la edad biológica y el tiempo efectivo laborado para que pase de 25 a 30 años de servicio y hasta 60 años de edad.

Se propone también una modificación en el salario regulador: promediar 100% de los últimos siete años de los salarios integrados del trabajador en su plaza definitiva; además, trabajar la complementariedad de las pensiones según el régimen bajo el cual se jubile cada trabajador, la ley 1973 o la ley 1997.

La creación de un fondo de participación tripartita en el que los trabajadores aporten un 2% de su salario integrado a partir de 2020, el cual iría en aumento hasta llegar a un 10% en el año 2024 y se mantendrá en los años subsecuentes. La Universidad y el gobierno estatal aportaran otro 10% y la Federación, una parte igual.

Dichas propuestas fueron rechazadas por la dirigencia sindical de empleados, aunque el líder de los profesores Jorge Luis Avila Rojas está más flexible pero dijo que se socializará el documento con las bases de las 44 delegaciones sindicales, porque sabe perfectamente que es una condición de la Secretaría de Educación Pública para que la Universidad pueda acceder a recursos federales extraordinarios.

Cárdenas Navarro se reunió con los medios de comunicación para dar a conocer dicha propuesta tal y como lo exigiera el eterno líder Tena Flores y pidió comprensión, comprensión que parece muy lejana pues a las dirigencias poco les interesa el destino que pueda correr la Casa de Hidalgo.

Cabe decir que el 21 de diciembre de 2018, el rector en turno, Medardo Serna González, firmo un acuerdo en conjunto con los gobiernos federal y estatal, para recibir 500 millones de pesos que permitieron el pago de salarios para los trabajadores y el pago de pensiones.

Los acuerdos en 5 puntos contemplan medidas de austeridad y disciplina en el gasto, el quinto punto es el que ha sido cuestionado por los gremios, y es en torno a “fortalecer” el régimen pensionario.

En junio pasado, Luciano Concheiro Bórquez, subsecretario de Educación Superior de la SEP, ha reiterado que la Universidad Michoacana tiene que cumplir con el convenio de diciembre si quiere obtener fondos que le permitan cerrar el año, de igual forma reafirmó que dicho acuerdo de diciembre es legal y válido.

El funcionario federal recordó las comunicaciones que han tenido con el rector en abril y junio con Carmen Rodríguez, directora general de Educación Superior Universitaria, donde se confirma la necesidad de cumplir con lo pactado para acceder a recursos. “Nos parece que la Universidad y las partes que las componen, los sindicatos, son fundamentales en la solución; no desconocemos lo que significan, sino que los incluimos en nuestro diálogo, pero tenemos que cumplir”, dijo.

Aseguró entonces que habrá recursos cuando cumplan con el acuerdo como marca el convenio, ya que posibilitará acceder a fondos de apoyo para resolver problemas estructurales, “después de la reforma del tercero se contempla un fondo especial para apoyar el ampliar la matrícula y la gratuidad, pero es otro tema”.

Ellos, los sindicatos, tienen todo el derecho de defender los derechos de los trabajadores, nosotros tenemos el derecho de defender el derecho común de todos, tomando en cuenta los derechos particulares”.

Cabe destacar que no existirán más rescates para las universidades a nivel nacional, debido a que es una orden presidencial terminar con esta problemática, “el último rescate fue el del año pasado”, enfatizó.

Consideró que por ello es necesario el diálogo entre todos los sectores y que negar un acuerdo no es la vía, “no reconocer un acuerdo no es una solución, sólo nos lleva al punto anterior”. Apuntó que si bien reconocía que el tema de jubilaciones no resolvía los problemas de crisis en las universidades, si era un factor importante para comenzar a resolver parte de los problemas estructurales, ya que se demostrado que se ha logrado recuperar recursos para las instituciones.

Más claro ni el agua, asó que señores dirigentes o le entran a la reforma del régimen de pensionados y jubilados o se los carga el payaso, ustedes tienen la última palabra.

Por cierto, ya no tienen pretextos para realizar tomas y paros de labores afectando a los universitarios con sus exigencias, en todo caso, váyanse a Palacio Nacional a exigir al señor presidente les cumpla lo prometido o que dé marcha atrás en el sentido de que no habrá rescate financiero y dejen de joder a los michoacanos con sus paros que ya están hartos de ustedes.

Se arrojaron a los brazos de Andrés Manuel López Obrador bajo la promesa de que el problema financiero de la Universidad Michoacana se iba a resolver de tajo así que ahora no lloren porque no les cumplió.

Eso y más merecen por confiar en alguien que no es confiable, así que ahora asuman las consecuencias.

Cabrestean o se ahorcan.