Jimena Nocetti, emprendedora michoacana con causa “pet friendly”, impulsada por Sí Financia

50

Morelia, Michoacán, a 8 de abril de 2019.- “Amara Beauty” es el nombre de la empresa con la que Jimena Nocetti García, comenzó hace tres años su proyecto de emprendimiento; se trata de una tienda en línea de cosméticos y productos de belleza libres de crueldad animal, orgánicos y/o veganos.

Al concluir su licenciatura en Relaciones Comerciales Internacionales, Jimena comenzó a buscar trabajo, pero siempre tuvo la inquietud de tener su propio negocio, por lo que empezó a investigar sobre un tema que le interesó: productos de belleza con sello “Cruelty free”, es decir, libres de crueldad animal en su elaboración.

“El mundo de pruebas en animales es espantoso. Al final del día no nos sirve de nada en los cosméticos porque se termina testando en humanos antes de salir a la venta, su piel y nuestra piel no es la misma; entonces, que prueben con ellos no garantiza que no nos vaya a causar alergia o reacción a nosotros, por lo que no tiene mucho sentido seguir probando en ellos; además, hay personas conscientes que firman y autorizan para esas pruebas, y de cualquier forma, la mayoría de los animales terminan siendo sacrificados”, detalló Jimena.

Adentrada en su investigación, pensó en crear un lugar donde todos los productos fueran “Cruelty free”, que sería la principal característica de su tienda, por lo que se dedicó a identificar las marcas y, luego, a empaparse de información, sobre todo la parte técnica y administrativa, comercio electrónico, envíos, plataformas, marketing digital y lo necesario para echar a andar su negocio.

Jimena seleccionó marcas, inició con las típicas de Estados Unidos y “encontré que muchas empresas mexicanas están haciendo esto, vi que además en su mayoría son fundadas por mujeres emprendedoras, cosa que me parece importante apoyar algo de cualquier emprendedor mexicano y más si son mujeres porque tenemos menos espacios, entonces muchas son hechas en México, los insumos los compran a productores locales, siendo el campo mexicano otro sector importante y el comercio es justo desde el productor hasta el cliente final, obteniendo un precio que beneficia a toda la cadena”.

A un año de lanzar la tienda en línea, para la creación de la tienda física obtuvo un Crédito Joven por parte del Inadem, lo que le permitió acondicionar el local, buscar más marcas y aumentar su inventario para la exhibición; “tienes que armar la tienda más grande que lo que tienes en la página web y curiosamente sirvió para reforzar las ventas en línea, porque para los clientes el hecho de saber que hay un establecimiento ya formal, les da más confianza para realizar las compras online, lo que me ayudó a potenciar las ventas desde nuestra plataforma”.

Posteriormente, el Gobierno del Estado a través del programa “En Michoacán, Compartimos tu interés” de Sí Financia, brindó a Jimena un apoyo que utilizó para invertir en la consolidación de su tienda física: “fue algo increíble, nadie nos lo esperábamos, el hecho de que el Gobierno te regrese una parte de los intereses nos ayuda a nosotros a invertir un poquito más de dinero, algo que no teníamos contemplado”.

Jimena reconoce que las dificultades como emprendedor son varias, desde aprender a organizarse “hay que ponerle cabeza al negocio y dedicarle bastante tiempo, pero al final vale la pena”.

No obstante, Jimena recomienda a los y las jóvenes y a cualquiera persona que desee emprender, que se atrevan, “siempre habrá miedo, pero también siempre va a haber algo que te impulse; la clave es convertir el miedo en fuerza”.

A sus 25 años de edad, Jimena es una mujer emprendedora, fiel a su causa, por lo que no dudó en enviar un mensaje a la sociedad: “ser más consciente en nuestros métodos de consumo no sólo en los productos de belleza sino en general, aprender a leer las etiquetas, saber qué nos estamos poniendo y de lo que consumimos”.

Amara Beauty concentra marcas mexicanas para promocionar el desarrollo de los productos locales dentro de la cosmética nacional, con artículos naturales, algunos orgánicos y otros veganos, dependiendo la marca y el producto, pero todos libres de crueldad animal.