Por Lamberto Hernandez

Los Reyes, Michoacán a 20 de febrero de 2018.- Una de las zonas agrícolas más ricas del occidente michoacano es sin lugar a dudas el Valle Esmeralda; caña de azúcar, aguacate y las frutillas, son el principal movimiento económico de esta región. Algunas comunidades indígenas son todavía parte de la Meseta Purhépecha.

El alcalde perredista Jesús Álvarez Hernández, en las poquísimas ocasiones que ha visitado alguna de esas comunidades, no ha sido muy bien recibido por el poco apoyo y atención que les ha dado; solamente en algunos eventos culturales aparece para la foto o manifiesta que se siente orgulloso de nuestras raíces.

Las tomas de la sede edilicia, han sido constantes y diversas. Organizaciones sociales y comuneros, han recurrido a las tomas para poder ser escuchados y exigir solución a sus demandas. Pamatácuaro y Sicuicho han sido de las más activas.

Centenares de personas deambulan por los pasillos de la presidencia municipal en busca de apoyos o tramitación de algún asunto; horas, días y hasta meses pasan y sin solución alguna, lo cual provoca molestias entre la ciudadanía. El alcalde Jesús Álvarez casi siempre está en reuniones, de gira o en la ciudad de Morelia.

Es pues un personaje muy ocupado a grado tal que después de cuatro horas de esperar a que terminara una reunión de cabildo, tuvo que salir de emergencia y no pudo atender a una humilde señora que con su hijo de brazos esperó horas y días de vuelta y vuelta; a una maestra de primaria que amenazaba solicitar apoyo de sus compañeros para que le hicieran caso, o de escribir esta realidad que es el pan de cada día en Los Reyes.

A final del trienio, en el ocaso de la administración municipal, es lamentable el trato que se le da a la ciudadanía por parte de estos funcionarios, sin sensibilidad y vocación de servicio. Lo mejor, es que ya terminan y esperar a quienes llegan.