Demanda Tony Martínez certeza de la Federación sobre recursos para salud en 2021 para estados

22

Morelia Michoacán a 16 de octubre de 2020.-En el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2021, el Congreso de la Unión debe dar certeza a los estados del país, sobre la disponibilidad de recursos federales para el sector salud, más ante la grave crisis sanitaria que hoy se vive, demandó el diputado Norberto Antonio Martínez Soto, presidente de la Comisión de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública en la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.

Alertó sobre que en el proyecto que envió la Federación, no existe claridad en los recursos para el rubro de salud, además de que en la iniciativa de presupuesto de egresos federal para el 2021, los Convenios de Descentralización y Reasignación, presentan una disminución del 23.1 por ciento.

El legislador subrayó que aunado a ello, también hay recorte del gasto federalizado, por lo que se avizora un escenario de enorme gravedad, para los estados y municipios del país, pues también se eliminan varios programas y subsidios.

Tony Martínez explicó que en el caso de los Convenios de Descentralización y Reasignación, en la propuesta hay una disminución del 23.1 por ciento, lo que representa que en términos reales se registra una caída de 25 mil 868.5 millones de pesos para ubicarse en 100 mil 693.0 millones.

“El recorte más representativo es la desaparición de los recursos federalizados asignados a la Protección Social en Salud por la transformación del Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), componente que en 2020 presentó un monto de 72 mil 538.4 millones de pesos y ahora queda en ceros”.

Ante este panorama, demandó que en el Congreso de la Unión se analice a fondo dicha propuesta y que se reasignen los recursos a los rubros que en la iniciativa del Gobierno Federal se afectaron y que son clave para el desarrollo, bienestar y progreso de la población, como es el tema de salud, seguridad y desarrollo económico.

“Es grave que no existe claridad sobre los recursos y las políticas, pues no es clara la iniciativa y para las Entidades Federativas representa una enorme preocupación debido a la complejidad de las necesidades en materia de salud se tienen, más hoy por la contingencia sanitaria”.

La iniciativa del paquete económico, puntualizó no evidencia la salud como prioridad federal, pese a la crisis, por lo que es necesario que en el Congreso de la Unión se brinde certeza y claridad sobre la disponibilidad para este rubro y para los estados y municipios.

Lamentó que mientras sectores como el de salud no es prioritario para la Federación, sí lo sea el proyecto presidencial del Tren Maya, con un alza del 74 por ciento; la coordinación de sus políticas de gobierno con un 31.6 por ciento; el cubrir adeudos de ejercicios fiscales anteriores (ADEFAS) con un 30 por ciento; y sus programas sociales, que suben en un ocho por ciento.

En contraste, se prevé un recorte del nueve por ciento al gasto federalizado, lo que en términos nominales representa una caída de 115 mil 520.4 millones de pesos, siendo el más afectado el Ramo 23 correspondientes a Provisiones Salariales y Económicas, con un recorte del 41.8% lo que representa una caída de seis mil 40.7 millones de pesos en términos nominales con respecto al año anterior para situarse en 9 mil 145.6 millones.

Además de la disminución de los Convenios de Descentralización y Reasignación, los que bajan en un 23.1% en términos reales, al registrar una caída de 25 mil 868.5 millones de pesos para ubicarse en 100 mil 693 millones, en donde lo más representativo es la desaparición de los recursos federalizados asignados a la Protección Social en Salud, que en 2020 presentó un monto de 72 mil 538.4 millones de pesos.

Mientras que los recursos del Ramo 28, disminuirán 30 mil 52.2 millones de pesos con relación a lo aprobado el año anterior; lo que en términos reales es un 6.4% menos. Además de que se afecta al Fondo General de Participaciones que caerá un 4.4%, al Fomento Municipal con una baja de 4.5%, al Fondo de Compensación del ISAN con una baja del 0.2 por ciento, y otros conceptos participables que se desplomarán en un 12.3%.