Por: Fernando Pérez Chávez

Diputado Ingrato Juan Figueroa

¡Traicionó a Carlos Torres Piña!

Pretende la Alcaldía de Nocupétaro

Morelia Michoacán a 20 de febrero de 2018.- Aun año y cuatro meses de simulaciones y de que rindió protesta el diputado suplente por el distrito XVIII de Huetamo, Juan Figueroa Gómez, ahora pretende ser candidato a la presidencia municipal de su tierra natal Nocupétaro.

Vaya vaya este diputado perredista que traicionó al ex dirigente estatal del PRD, Carlos Torres Piña, presume que será el próximo presidente municipal de Nocupétaro, porque tiene todo el apoyo del hermano del gobernador de Michoacán, Antonio García Conejo.

Y es que Figueroa Gómez desde hace tres años busco la nominación a la alcaldía, pero no la pudo lograr y gracias a la intervención de Carlos Torres Piña, fue suplente de Juan Bernardo Corona Martínez y tuvo mucha suerte porque el gobernador Silvano Aureoles invito al diputado Corona para que fuera secretario de seguridad pública.

Sin embargo, las traiciones no se olvidan y se las cobrara la gente de la corriente Alternativa Democrática Nacional que apoyaba a Torres Piña y a la que pertenecía Figueroa Gómez, pero se fue a la cargada y a la precampaña de García Conejo., para poder lograr sus ambiciones de poder.

Este diputado malagradecido de la LXXIII Legislatura de Michoacán en cuanto rindió protesta se dedicó a recorrer su distrito según llevando apoyos a la gente, pero con dinero no de su bolsillo sino del erario público en busca de la presidencia municipal.

Por otro lado, habría que recordarle al gris diputado, Juan Figueroa que siendo perredista se fue el Partido Acción Nacional y al no lograr sus propósitos políticos regresa al PRD para buscar la candidatura de Nocupétaro y logra la suplencia con Juan Bernardo.

Finalmente no cabe duda que algunos políticos como Juan Figueroa Gómez que tiene mucha suerte, que no nacieron con buena estrella, sino que a base de engaños logran sus propósitos a costa de lo que sea, pero son políticos efímeros, porque no brillan con luz propia y se le va apagando cada día.