Por Abundio Molinero

Morelia Michoacán a 11 de junio de 2018.- Luego de que el pasado miércoles 2 de mayo se publicaran en el Periódico Oficial las modificaciones a la Ley de Tránsito y Vialidad del Estado de Michoacán y surtieran efecto el jueves 3 del mismo mes, el Director de Tránsito y Movilidad Estatal, José Guadalupe Martín García Escamilla pidió tanto a sus elementos como a los tránsitos municipales de los 113 municipios, hacer un pacto de honorabilidad para que estas modificaciones sean respetadas en beneficio de los automovilistas.

Sin permitir preguntas más que solo su intervención, el titular de los tránsitos estatales reconoció que la legislación de tránsito y movilidad era anticuada debido a que no estaba en armonía con las reformas constitucionales en derechos humanos los cuales dieron un golpe fuerte a las costumbres de la entidad e hizo un reconocimiento a los esfuerzos que hacen sus oficiales que están, “siempre cumpliendo con su deber y aplicando la ley por lo que quienes conformamos esta corporación, seguiremos respetando las normativas de manera puntual”.

García Escamilla precisó que no hay mayor superioridad que lo que comandan las leyes e invitó a los policías a honrar su placa trabajando siempre apegados a la normatividad, cumpliendo con el deber y protegiendo a la ciudadanía de las injusticias.

Pidió a los policías municipales que hagan un pacto de honorabilidad “para que primeramente nos pongamos a leer la legislación reformada, la apliquemos tal cual fue escrita y de ser necesario, la comuniquemos con toda la ciudadanía ya que la ley de tránsito y vialidad es para todo el estado de Michoacán el cual conforman los 113 municipios”.

El Director destacó que las reformas, consisten en una excelente protección de la propiedad de las personas y su libertad de tránsito, estas modificaciones eliminan molestias innecesarias por actos de autoridad por lo que todos los elementos de tránsito deberán limitarse a solo retener los vehículos cuando se presenten los casos que la ley permite.

Puntualizó que ningún policía podrá retenerle su vehículo o documentos a excepción de los siguientes casos; uno, en flagrancia delictiva, dos, que se ponga en riesgo a la sociedad por conducir bajo el influjo de drogas o bebidas alcohólicas, tres, cuando en el vehículo no se porte en ese momento algún documento oficial como placas, tarjeta, o permiso de circulación que le corresponde a la unidad, cuatro, por mandato judicial.

La reforma deja claro cuando un elemento de tránsito puede detener un vehículo y eso ayuda muchísimo, pues detalló que el oficial no tendrá que pelear con la población que se resistía a cumplir las leyes “por que debemos atrevernos a decirlo, hay personas que no quieren el orden social, que se dedican a infraccionar normas y que abusan de las lagunas legislativas para burlar el sistema y no ser sancionadas.

Otra cosa que es de aplaudir a la reforma, remarcó, es que atienden una situación real en la operatividad de los servicios de tránsito y movilidad pues no se tienen los medios suficientes ni el dinero para poder arrastrar vehículos o mantenerlos resguardados en corralones, “esperemos que con estos cambios, la retención vehicular se reduzca y en consecuencia, los recursos estatales sean aprovechados de mejor manera”, concluyó el titular de los tránsitos del estado.