Ciudad de Mexico a 7 de junio de 2018.-Luego de cuatro años de la publicación de su último material de estudio, el grupo regresó el pasado mes de abril con su sexto álbum: “Aztlán” y el video musical de su primer sencillo “Azul”.

La relación con las culturas prehispánicas es clara. El sitio mítico desde el que los mexicas partieron en busca de un lugar para fundar la gran Tenochtitlán, fue parte de la inspiración de este material.

“A mí me parecía importante hacer algo que tuviera referencia a nuestro país y a nuestra cultura, por lo que se viene y por todo lo que venimos sufriendo”, comentó León Larregui en marzo pasado.

El cantante explicó que temáticas como la migración también sirvieron de inspiración para esta nueva etapa musical.

La banda integrada por Larregui, Sergio Acosta (guitarra), Jesús Báez (teclado), Rodrigo Guardiola (batería) y Ángel Mosqueda (bajo) se presentará este viernes, el sábado y el domingo en el Auditorio Nacional con su tour 2018.

Para los músicos una constante en sus letras han sido los temas filosóficos y fantásticos. Con su sexto álbum los intérpretes de “No me destruyas” buscan, además, despertar la curiosidad por la historia de México entre sus seguidores.

“Ahora Zoé lo pone como el título de un disco en la meca y por lo menos, va a generar inquietud en un montón de chavitos para preguntarse de qué va esta leyenda, por qué Aztlán y qué tiene que ver con nuestra cultura.

 Si Tenochtitlán o la Ciudad de México están conectadas, y la respuesta es que sí; habla sobre cosas muy universales y también puntuales de nuestra cultura, de la lucha por la que hemos pasado desde nuestros ancestros y de por qué somos como somos”, explica Rodrigo Guardiola.

El baterista, quien es el miembro más nuevo en integrarse a la banda (llegó a su alineación en 2005), considera que tomar una palabra de origen nahuátl le da un mayor valor al disco, que de otra forma no hubiera tenido.

“Aztlán nos permite jugar de una manera muy creativa y no significa que nuestro show vaya a ser un guiño a cuestiones prehispánicas, sino que al revés, estamos trayendo esa cultura al presente para vestirnos con ella”.

Artistas como Gustavo Cerati y Saúl Hernández, vocalista de Caifanes fueron un referente en los inicios de Zoé.

La banda formada en 1995 grabó su primer disco homónimo tan sólo tres años después de su integración. Fue con su segundo álbum, “Rocanlover”, publicado en 2003, que lograron mayor notoriedad al compartir algunos de sus sencillos para la cinta Amarte Duele. A él le siguieron títulos como “Reptilectric” -cuyo nombre fue influenciado por la cultura Maya- y en 2011 el MTV “Unplugged: Música de Fondo” en el que compartieron micrófono con artistas como Enrique Bunbury y Adrián Dargelos.

Luego de su paso por el Auditorio Nacional el grupo visitará estados de la República como Coahuila, Puebla y Veracruz. Zoé regresará a la capital en diciembre para ofrecer otra presentación esta vez en el Palacio de los Deportes.