Por Abundio Molinero

Morelia Michoacán a 20 de marzo de 2018.-Los doce Regidores que integran la plantilla del Cabildo de Morelia, le cuestan a los ciudadanos la cantidad de 16 millones 800 mil pesos por año los cuales solo trabajan (a veces) por las mañanas ya que por las tardes, argumentan que “hacen trabajo de campo” y algunos hasta cierran sus oficinas sin atender a la ciudadanía que es finalmente la que les paga por lo que ser regidor en Morelia, significa ganar mensualmente, 94 mil 850 pesos sin tomar en cuenta el ingreso por aguinaldo cada fin de año.

Aunque para pagar solo un “representante de los morelianos”, el municipio eroga 1 millón 138 mil pesos al año, por lo que a diferencia del resto de los 5 mil 200 trabajadores del Ayuntamiento de Morelia, los regidores, “no checan tarjeta de control de horario, no cumplen con el tiempo mínimo de la jornada laboral por día que es de 8 horas, no tienen jefe directo ni coordinador, ni siquiera alguna oficina que evalúe la calidad de su desempeño y mucho menos que de seguimiento a su nivel de productividad.

Además, se presenten o no a laborar, cobran religiosamente sus ingresos marcados y exhibidos por la administración municipal a través del portal de transparencia.

Por si fuera poco, los regidores reciben una cierta cantidad de dinero “para gestión” y tienen derecho a contratar un determinado número de “auxiliares” que al igual que los regidores, nadie sabe qué hacen o si se presentan o no a trabajar pues quien los regula, son precisamente los propios integrantes de la comuna moreliana.

De manera obligada, el Cabildo de Morelia celebra al menos dos sesiones ordinarias por mes, mientras que las sesiones extraordinarias, varían dependiendo del asunto a tratar, pero en promedio, también son dos las que se llevan a cabo mensualmente.

Las inasistencias de los regidores no se circunscribe solamente a las sesiones de cabildo, también son comunes las quejas y señalamientos internos por no presentarse a los encuentros que tienen en comisiones a las cuales están obligados por norma mientras permanezcan en la comisión.

Esas faltas a las citas de las comisiones, han derivado que los temas tratados en ellas, no haya el consenso requerido y al llegar a las sesiones ordinarias en el pleno del cabildo, se generen molestias , acusaciones y que muchos de los temas importantes para los morelianos, no sean aprobados y el tiempo se pierda, -solo por recordar dos casos, uno, el tema del recurso para el mantenimiento de los semáforos y dos, la aplicación del reglamento de los estacionamientos que no han querido regular-.

Caber recordar que según datos oficiales, en un año de trabajo que comprendió desde el mes de agosto del año 2016 hasta el mes de julio del 2017, solo dos regidores cumplieron con sus asistencias a las sesiones de cabildo y esos mismos regidores, fueron los que mayor número de propuestas o iniciativas presentaron al pleno aunque no todas fueron aprobadas por el resto de sus compañeros.

En ese mismo periodo (de un año) hubo incluso un regidor que no presentó ningún punto de acuerdo, iniciativa o dictamen mientras que una regidora presentó una sola iniciativa a lo largo de todo ese año “de trabajo”.

Cabe destacar que desde el pasado 31 de enero de este año buscamos conocer de manera oficial el trabajo hecho por los regidores entre el mes de enero del año 2017 al mes de enero del año 2018 pero la respuesta del secretario del Ayuntamiento, Jesús Ávalos Plata, a un mes y medio, fue que estaba recabando los datos, mientras que su secretario particular, simplemente dijo que no tenía la información que se solicitó hace casi dos meses y por ello, no han podido mostrar los números actuales de los, “representantes de lo morelianos”.